Proteínas vegetales

En el año 2001 comenzaron en Grupo Erbslöh las investigaciones con proteínas vegetales. Entonces se trabajó sobre todo con proteínas de lupina. Más tarde se incluyeron también las proteínas a base de guisante, patata, soja y trigo. La declaración de los compuestos alergénicos provocó una restricción todavía más amplia de las materias primas ya que tanto la lupina como la soja y el trigo fueron declarados como alergénicos potenciales. Por lo tanto en el año 2007 las investigaciones se concentraron en la capacidad de reducción de polifenoles por parte de las proteínas vegetales de guisante, que tiene un efecto clarificante comparable al de la gelatina, que solas o en combinación con otros componentes, dispone de la adecuada capacidad de reducción de compuestos fenólicos oxidables en vinos blancos, y de taninos astringentes en vinos tintos, sin influir organolépticamente de forma negativa.